La movilidad de autocaravana

La movilidad de autocaravana en España

El autocaravanismo aparece en Europa a finales

de los años sesenta del siglo pasado en

países pioneros como el Reino Unido,

Alemania, Francia e Italia. Desde entonces el número

de vehículos ha ido en constante aumento hasta

superar el millón de unidades. España se suma a

estos países a comienzos de los años noventa, y

cuenta actualmente con un parque cercano a los

30.000 vehículos, a las que se suman los más de

200.000 que visitan el país a lo largo del año, algunas

de paso a países como Marruecos o Portugal.

Este incremento en el número de autocaravanas en

España ha puesto de manifiesto, sin embargo, la

necesidad de introducir las mejoras necesarias en

materia de reglamentación, infraestructuras, señalización,

servicios y planificación turística sobre

dichos vehículos, a diferencia de lo que sucede en

otros países europeos con más tradición, así como

el desconocimiento general de la autocaravana por

la sociedad.

El actual momento del fenómeno autocaravanista y

las perspectivas de futuro en lo que se refiere a su

crecimiento tanto en España como en el conjunto de

Europa, demanda, por lo tanto, revisar la normativa

de tráfico, considerando la movilidad en autocaravana

como una alternativa más de desplazamiento.

Debe tenerse en cuenta que esta actividad ha ido

desvinculándose progresivamente en toda Europa

de la relacionada con el camping, el campismo, el

caravaning y la acampada, ya que la autonomía del

vehículo genera una demanda de movilidad diferente

a la del resto. En este sentido pues, es necesario

que desde los distintos niveles de la

Administración -central, autonómica y local-, se

adopte un papel activo en la ordenación de la movilidad

en autocaravana con el fin de corregir las disfunciones

que existen actualmente y, al mismo

tiempo, satisfacer las necesidades de un sector

socioeconómico en expansión.

Introducción

La movilidad en autocaravana

en España

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *